La palabra cancerbero proviene de la mitología griega